El nuevo sistema operativo de Microsoft Windows 8 entrará en producción durante el mes de agosto, y saldrá a la venta en octubre de este mismo año. Aparte de los tablet Surface presentados por la compañía, el nuevo software estará presente en todo tipo de tablets, convertibles, portátiles y sobremesas de marcas como HP, Lenovo, Acer, Asus, o Samsung.

Coincidiendo con el lanzamiento, Microsoft sí que ha asegurado que los propietarios de licencias de Windows XP, Vista o Windows 7 podrán actualizarse a Windows 8 por 40 dólares.

Desde Microsoft también han comentado que la próxima versión de Office 15 esta muy cerca.

Quieres saber más sobre WINDOWS 8

Windows 8 es una ruptura total con el pasado, con la era del ordenador personal. Windows 8 es una apuesta de futuro, del dispositivo ubicuo, del dedo sobre la pantalla, del riesgo de apostar por hacer algo diferente.

La computación ubicua

En poco tiempo no podremos diferenciar los gadgets, equipos y tecnologías que nos rodean. Será algo indiferente para el consumidor, que solo querrá conectar y empezar a usar. O incluso sin conectar.

Windows 8 es el paso que Microsoft da hacia esa forma de entender la tecnología que rodea al usuario. Es el sistema operativo de la computación ubicua y hacia esa idea irán en el futuro próximo los demás. Y hablo tanto de los que provienen del mundo del ordenador como los sistemas puramente móviles.

La adopción de la interfaz Metro es una apuesta arriesgada, como lo fue en su día en Windows Phone. Pero ha sido un soplo de aire fresco que ha demostrado que todavía se puede innovar sin copiar.

Aplicaciones windows 8
Las aplicaciones se renuevan para adaptarse a cualquier dispositivo. En Windows 8 la multipantalla es real

Windows 8 ha sido pensado desde el inicio para usarse sin que tengamos que pensar en qué equipo está instalado. Puede funcionar en ordenadores de sobremesa clásicos, en ordenadores con pantalla táctil y también en tablets.

Como parte de esa ubicuidad, la nube es parte interna del propio sistema operativo. Skydrive, las redes sociales o el streaming de contenido no son meras aplicaciones sino que se integran en el día a día de Windows 8. Sí, como en los teléfonos móviles.

interfaz
Interfaz directa y con integración invisible de la nube

También de ellos se le pega la identificación e idea de perfil con almacén de archivos, aplicaciones y preferencias que podemos importar y exportar de forma sencilla de nuestros equipos con Windows 8. Y no nos olvidamos de la facilidad con la que podemos compartir contenido de forma integrada con el sistema.

adjuntar imágenes
Las imágenes de servicios online como Facebook se integran en el sistema, y compartirlas es directo y sencillo

Educando al consumidor

La primera vez que probé Windows Phone lo tuve claro: es un sistema operativo perfecto para llevar el mundo de los smartphone a cualquier usuario, pero especialmente interesante para los que no quieren complicarse la vida ni tienen excesivos conocimientos. Conforme más usuarios van llegando al mundo de los smartphones, el uso que que se hace de ellos se estandariza más: redes sociales, correo, navegación web, mensajería … y aplicaciones, sí, pero no con tanta importancia como en otro nicho de mercado que ya estaba dentro de este mundo.

Con Windows 8 y la interfaz Metro me ha pasado algo similar. El ordenador ya es un elemento más de ocio y entretenimiento en el hogar, además de trabajo. La mayoría de usuarios navega, accede a sus redes sociales, juega, disfruta de contenidos multimedia … y poco más. Además, los equipos, tanto ordenadores como tablets, se van enfocando completamente en lo táctil, en el uso de gestos y movimientos de dedos para manejarlos. Metro y la nueva pantalla de inicio de Windows 8 se aprovecha de ello. Y las aplicaciones que lleguen, como la de WordPress, se adaptarán a su modelo.

captura nueve
Aunque no hay problema en usarlo con el ratón y teclado, la nueva interfaz incita sobremanera a moverse por ella con gestos y toques de dedos

Los paneles invitan a tocarlos y moverlos pero no es desagradable hacer clic en ellos o manejarse con el teclado. Las aplicaciones de vídeo, música y fotos recogen contenido de donde lo tenemos, no solo del ordenador, y todo está unificado en la forma de trabajar de Windows Phone. La ansiada interacción entre equipos de diferentes plataformas ha llegado con Windows 8. Un ejemplo es la posibilidad de enviar un vídeo que estamos reproduciendo en el ordenador o tablet con Windows 8 a una consola Xbox 360 de forma rápida, sencilla y transparente para cualquier usuario.

También parte de los ajustes, la configuración de opciones en aplicaciones (olvidémonos de llamar programas a lo que instalamos en Windows 8) o las notificaciones e información en pantalla se heredan de Windows Phone. Otra vez una forma de trabajar que sirve para cualquier dispositivo de casa.

mezcla
Las dos formas de mirar Windows 8 se entienden muy bien

Hay que arriesgarse

El único punto negativo que le he visto de momento a Windows 8 es el riesgo que supone para Microsoft. El cambio en la idea de un sistema operativo es brutal, y puede costar que el consumidor se acostumbre a esta forma de trabajar. En el mercado de consumo el trauma será menor porque el usuario está acostumbrado a encontrarse Windows en su ordenador, y el nuevo Windows 8 facilita tareas cada vez más comunes, las hace más divertidas e incluso intuitivas en un mundo que se va acostumbrando a tocar más que a hacer clic.

Pese a que mantiene el escritorio clásico con bastantes mejores que no se ven a simple vista, es en la empresa, en el trabajo, donde Metro puede chocar más. Las aplicaciones adaptadas a Metro son más simples, más directos, más del estilo del mundo de la telefonía móvil y los tablets, así que habrá que ver cómo convencen a este nicho que curiosamente siempre ha sido un gran apoyo para el sistema operativo de Microsoft.

juegos

Las aplicaciones toman Windows 8

App Store

A medio camino entre el software tradicional y la web, las aplicaciones se han convertido en el gran negocio del momento y Microsoft no quiere quedarse fuera de ello en el terreno del PC. Así pues, a ejemplo de la App Store de Mac, Windows 8 contará con su propio negocio que ha sido bautizado como Windows Store.

Tanto la propia tienda como todas las aplicaciones que en ella se distribuyan vendrán presentadas con la interfaz Metro, y naturalmente todas tendrán que pasar por la aprobación previa de la compañía. El catálogo, que estará integrado tanto en el sistema operativo como una web propia, incluirá aplicaciones gratuitas y de pago.

Microsoft sabe que para que este canal de ventas funcione, es fundamental contar con el apoyo de una importante comunidad de desarrolladores, así que ha prometido un modelo flexible para compartir las ganancias con los creadores. En principio la tienda se quedará con un 30% de los ingresos, porcentaje que se reducirá al 20% cuando una aplicación supere los 25.000 dólares en ventas.

Los lenguajes apoyados directamente para el desarrollo de aplicaciones en este nuevo sistema operativo son JavaScript/HTML, Visual Basic, C++ y C#, pero también habrá hueco para compiladores de terceros como Free Pascal.

Otras novedades en el sistema

Escritorio tradicional

Renovar profundamente el diseño y dar protagonismo a las aplicaciones son cambios importantes para un sistema operativo, de eso no cabe duda, pero naturalmente las novedades no acabarán ahí. Una de las más llamativas es su nuevo sistema de autenticación, que nos permite sustituir la contraseña tradicional de acceso al sistema por una serie de gestos que nosotros hayamos decidido.

El gestor de tareas de Windows también ha sido ampliamente revisado, con importantes cambios referentes a la administración de las aplicaciones abiertas y a la gestión del rendimiento del equipo. También aquí, la versión tradicional seguirá estando disponible para quienes no sean amigos de las grandes novedades.

Muy importante también me parece la integración de Windows Live ID, gracias a la cual nuestra cuenta de usuario ya no quedará ligada estrictamente al dispositivo local. Mediante esta solución, será posible sincronizar nuestros archivos y preferencias con una cuenta en la nube, a la que luego podremos acceder desde cualquier equipo compatible.

En general, la compañía está buscando ofrecer un sistema más rápido, práctico y con mejor rendimiento. Para ello tendremos opciones como los dos nuevos modos de recuperación (Refresh y Reset), el nuevo sistema de archivos ReFS preparado para el manejo de grandes volúmenes de datos, Windows To Go para poder crear versiones que se puedan ejecutar desde un pendrive (incluyendo compatibilidad para USB 3.0), introducción del sistema de virtualización Hyper-V y compatibilidad con arquitectura ARM. También se han prometido tiempos de arranque del sistema mucho más cortos.

Requisitos para Windows 8

  • Procesador de 1 GHz.
  • Memoria RAM de 1 GB para la versión 32-bit y de 2 GB para 64-bit.
  • Tarjeta gráfica DirectX 9 con WDDM 1.0.
  • Espacio libre de 16 GB para la versión 32-bit y de 20 GB para 64-bit.
  • Las aplicaciones Metro requieren una resolución mínima en pantalla de 1024×768.